En las próximas Navidades su empresa va a entregar una cesta a sus empleados. Tenga en cuenta algunas consideraciones fiscales que pueden ayudarle a reducir su coste total.

Contabilización. Muchas empresas no adoptan ninguna precaución especial a la hora de contabilizar las facturas de las cestas de Navidad: las computan como gasto, se deducen el IVA y no hacen nada más. ¡Atención!  Y como el coste de la cesta para cada empleado no es demasiado alto, tampoco imputan ninguna retribución en especie por ese coste.

Tratamiento fiscal

Impuesto sobre Sociedades. Los importes satisfechos por las cestas de Navidad son un gasto deducible en el Impuesto sobre Sociedades, por lo que en este impuesto no hay ningún problema. La propia ley establece que no se consideran donativos o liberalidades –conceptos que no serían deducibles– los gastos que, de acuerdo con los usos y costumbres, se efectúen con el personal de la empresa.

Retribución en especie. Sin embargo, el hecho de que este desembolso se considere un gasto deducible en el Impuesto sobre Sociedades tiene una contrapartida: el lote se considera una mayor retribución de los trabajadores (en este caso en especie). ¡Atención!  Y en estos casos la empresa queda obligada a efectuar un ingreso a cuenta a favor de Hacienda:

o    Por ejemplo, si el coste total de los lotes es de 10.000 euros y el tipo de retención aplicable a su plantilla (en promedio) es del 20%, su empresa deberá ingresar a Hacienda 2.000 euros (10.000 x 20%).

o    Eso sí: puede repercutir este ingreso a cuenta a los trabajadores. En este caso ya no soportará este coste adicional, pero sus trabajadores verán reducido el importe recibido.

IVA. Por último, el IVA de los lotes acabará siendo un mayor coste para su empresa (ya que se soporta en la adquisición de bienes destinados al uso privado de su personal). ¡Atención!  El 10% o el 21% (depende de los productos que haya en los lotes) del total de la factura será un mayor coste para su empresa, y Hacienda podrá reclamárselo si lo deduce indebidamente.

Ahorro por IVA

Diferentes tipos. Teniendo en cuenta estas circunstancias, puede conseguir una reducción de costes si entrega lotes en los que todo el IVA aplicable sea del 10%:

o    Si dentro del lote hay bebidas alcohólicas, el coste de éstas lleva aparejado un IVA del 21%, por lo que soportará ese porcentaje adicional de coste.

o    Si, en cambio, sólo entrega productos cuyo IVA es del 10% (por ejemplo un jamón, o un lote de embutidos ibéricos), el coste adicional será inferior.

Ejemplo. Su presupuesto para las cestas es de 10.000 euros. Vea la diferencia de costes según cuál sea su opción:

o    Alternativa A. Va a entregar lotes el 40% de cuyo coste corresponde a bebidas alcohólicas (en las que el IVA aplicable es del 21%).

o    Alternativa B. Va a entregar lotes sin bebidas alcohólicas, por lo que todo su coste quedará grabado al 10% de IVA.

Concepto Caso A Caso B
IVA no ded. 21% 840 (4.000 x 21%)
IVA no ded. 10% 600 (6.000 x 10%) 1.000 (10.000 x 10%)
Coste adicional 1.240 1.000

Tenga en cuenta que el IVA soportado por la adquisición de las cestas de Navidad es un mayor coste para la empresa. Reduzca dicho coste entregando productos a los que les sea de aplicación el tipo reducido del 10%.

 

Pin It on Pinterest