Su empresa ha recibido una liquidación de Hacienda y usted quiere recurrirla. Recuerde que puede presentar un recurso de reposición o una reclamación económico-administrativa…

Si su empresa no está conforme con una liquidación y decide recurrirla, tiene dos opciones: presentar un recurso de reposición o acudir directamente al Tribunal Económico-Administrativo.

Recursos

Reposición. Dado que este recurso se presenta ante el órgano que ha tramitado su expediente, lo normal será que sea desestimado (salvo que aporte nuevos argumentos que hagan cambiar de opinión al funcionario encargado). Recuerde los plazos para interponerlo:

o    Un mes, contado a partir del día siguiente al de la notificación.

o    El plazo para notificar la resolución es de un mes, contado desde el día siguiente al de la presentación. ¡Atención!  Transcurrido ese plazo sin recibir respuesta, el recurso se entenderá desestimado, y en ese caso deberá acudir al Tribunal Económico-Administrativo.

Reclamación. Si presenta una reclamación económico-administrativa (bien directamente, bien tras la desestimación del recurso de reposición), en general deberá hacerlo ante el Tribunal Económico-Administrativo Regional (TEAR) de su comunidad autónoma. ¡Atención!  Aunque se denomine “tribunal”, se trata de un órgano administrativo que depende de Hacienda, por lo que no necesitará abogado ni procurador. El plazo de interposición también es de un mes, y el de resolución es de un año (transcurrido el cual la reclamación se entiende desestimada).

Económico-Administrativo

Cuantía. Si las cuantías objeto de reclamación son elevadas, después del TEAR todavía deberá acudir a otra instancia administrativa: el Tribunal Económico-Administrativo Central (TEAC). Deberá hacerlo, en concreto:

o    Cuando se reclame contra una liquidación, si ésta es superior a 150.000 euros.

o    Si lo que se discute es el valor de unos bienes o la base imponible (sin que se haya practicado todavía la liquidación), cuando la cuantía impugnada supere los 1.800.000 euros.

o    Si las cuantías anteriores se superan, podrá recurrir directamente ante el TEAC, sin necesidad de acudir previamente al TEAR.

Por diferencias. Para determinar si se superan dichos límites debe atenderse a la diferencia entre la cuota liquidada por Hacienda y la consignada inicialmente por el contribuyente. Por ejemplo: si éste consignó en su autoliquidación que tenía derecho a una devolución de 220.000 euros y Hacienda considera que finalmente debe ingresar 30.000, será preciso acudir al TEAC (ya que, aunque la cuantía liquidada por Hacienda sea de sólo 30.000 euros, la diferencia entre ambas cuotas supera los 150.000 euros).

Caso especial: Haciendas locales

Distinto. Estas reglas se aplican en los recursos contra las liquidaciones de Hacienda. ¡Atención!  Pero si recurre un impuesto local, deberá presentar obligatoriamente un recurso de reposición y, en caso de que sea desestimado, ya tendrá que acudir a los tribunales ordinarios . (En municipios de gran población en los que existe un órgano específico para resolver estas impugnaciones, el recurso de reposición es potestativo; debe acudirse al órgano específico y, en caso de denegación, a los tribunales ordinarios.)

Antes de acudir a los tribunales ordinarios deberá recurrir ante Hacienda o bien ante el TEAR. Si la cuantía sobre la que versa la reclamación supera los 150.000 euros, deberá acudir también al TEAC.

Pin It on Pinterest